Seleccionar página

Elementos del diseño en la retícula de nuestras páginas a la hora de maquetar

En una entrada anterior sobre la retícula base, hablaba del diseño de la retícula base en la página y la importancia de una adecuada elección previa a la composición definitiva de nuestra publicación.

En esta ocasión hablaré de algunos elementos del diseño que se han de integrar en la retícula.

Los tres elementos fundamentales del diseño en la página son los títulos, el texto y las imágenes. Todos deben combinarse en la retícula para formar un conjunto armonioso, en el que los elementos se refuerzan unos a otros. La necesidad de disponer de una retícula base proviene del deseo de conseguir un equilibrio en la disposición de estos tres elementos.

Los títulos

La función de los títulos es introducir una historia, remarcar una información y atraer la atención del lector hacia ella. Por esto, el tamaño y el grosor de la letra elegida en el título será superior a la del texto.

Imagen_25_3_15_18_09_pegada

Los títulos deberán ser breves y concisos, pudiéndose utilizar recursos de color, sombra o cualquier otro que consiga enfatizarlo.

Los subtítulos cumplen una función similar a los títulos. Contien una información más detallada en un cuerpo menor, pero todavía breve y concisa.

El texto

El texto cumple una función narrativa o explicativa. Es el elemento sometido a más restricciones dentro de una retícula, cuyos límites no debe exceder. Debe mantener un interlineado  uniforme, un cuerpo generalmente igual y un interletraje estable. En algunos casos puede darse que convenga variar el tipo de letra en el texto, pero como regla general no debería exceder de tres.

El conjunto del texto determina en gran parte el diseño, por lo que es especialmente importante en el impacto visual del documento gráfico.

Las imágenes

En la composición de una página, suele ser habitual encontrar algún tipo de imágen, gráfico o fotografía. Estas ayudan a romper las restricciones que impone la retícula.

Imagen_25_3_15_18_19_pegada

Las imágenes pueden utilizarse de manera más flexible y visualmente estimulante: pueden atravesar las columnas, ocupar el espacio de más de una columna e incluso superar los límites de la retícula. Tampoco hay restricciones en cuanto al tamaño de las imágenes, pudiendo incluso ocupar el tamaño de dos páginas.

Pueden se en tono de grises, blanco y negro, duotono o a todo color, lo que consigue atractivos efectos visuales. El uso de contorneos de texto alrededor de las imágenes producirá efectos de gran valor estético.

En resumen, las imágenes y su disposición en la retícula representan una oportunidad para el diseñador de dar rienda suelta a nuestra creatividad y a la disposición de recursos gráficos de manera que alcancen una composición  estimulante para el lector. Como diseñadores, emplearemos la división vertical en columnas y la horizontal formando módulos o campos, lo que nos permite evitar el caos y mantener equilibrado el conjunto, de tal manera que el tamaño y la disposición de las imágenes se dispongan en función de los espacios definidos en la retícula.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies